Uncategorized

Hablemos de colecho…

pies-colecho

Primero que nada debemos saber que el colecho se practicó ampliamente hasta el siglo XIX en Europa hasta que las casas comenzaron a tener más de un dormitorio y los niños su propia cuna. Aunque la palabra “colecho” no está reconocida por la Real academia de la lengua Española, se refiere al hecho de que los niños duerman con los padres.

El tema del dónde y del cómo deben dormir los niños por la noche es uno de los temas en el que los psicólogos y profesionales de la mente y la salud nunca se han puesto de acuerdo y que genera bastante controversia. Unos te dicen que no pasa nada si el niño duerme con sus padres pero que a los seis meses debe ya salir de la habitación, otros que no pasa nada si lo hace hasta los tres años, o incluso hasta los cinco, otros dicen que los niños que duermen con sus padres son niños más dependientes e inseguros y que se verán afectados en su futura vida personal y social,  y otros dicen  que hagáis lo que os dé la real gana, porque no es un asunto realmente importante mientras el niño esté bien.

Mi experiencia personal…

Mi primer hijo durmió conmigo desde que nació hasta los tres meses, que decidí ponerlo en una cunita al lado de mi cama, dejamos el colecho porque me estresaba muchísimo pensar en que podía aplastarlo y asfixiarlo (paranoias reales de una madre), para evitar los berrinches nocturnos, lo que hacía era esperar a que se durmiera conmigo y luego pasarlo a su cuna. A los dos años lo cambié a su propia habitación, jugué con el poco sentido de la razón que puede tener un niño de dos años, alegando que ya era mayor y que debía dormir en su cama, para eso, decoramos la habitación a su gusto e hicimos que se sintiera cómodo. Al principio costó que durmiera solo, pero cantándole canciones y contando cuentos logramos que durmiera solo. Fue complicado la primera semana, de ahí el ya sabía que debía dormir solito que para eso era un niño grande, es todo cuestión de seguir una rutina y que el niño se acostumbre a ella.

Usa el sentido común, que cada experto diga lo que le dé la gana..

A pesar de lo que puedan decir los expertos, mi hijo es un niño totalmente independiente para su edad y socialmente bien relacionado, no es para nada un niño inseguro ni capaz por el simple hecho de dormir de vez en cuando con sus padres,asi que deja de lado lo que digan los  expertos y usa tu sentido común, si vez que tu pequeño necesita estar con vosotros no le niegues un espacio en tu cama, porque quizás en ese momento necesita realmente de tu calor y seguridad y tu se lo estarás negando y eso si que puede traer consecuencias negativas. Asi que si tus vecinas, amigas o familiares te digan lo contrario, tu haz lo que creas que es conveniente para tí y tu hijo.

A quien no le gusta dormir con las personas que más amor te dan en este mundo?

Los niños, sobretodo los bebés son muy posesivos, ellos quieren sentir el calor de sus padres, sobretodo de la madre, y a nosotras también nos encanta estar abrazaditas a nuestros pequeños, hemos convivido juntos durante nueve meses, así que es normal que queramos estar pegadas a ellos, aunque debemos tener en cuenta que cada uno necesita su momento de independencia.

La cohabitación..

Sinceramente creo que a un bebé no se le puede dejar solo en su dormitorio al menos hasta los 4 o 6 meses de vida, por mucha cámara de vigilancia que tengas, en caso de una emergencia recorrer un pequeño pasillo puede marcar la diferencia entre la vida y la muerte (y no exagero), si no quieres o no te atreves con el colecho, practica la cohabitación, es decir, pon una cunita o moisés al lado de tu cama, para que puedas verlo y oírlo en cada momento. Existen muchísimas opciones de mini cunas, incluso hay algunas que se llaman cunas colecho, que son independientes pero en tu lado de la cama no existen barreras, esa es una buena opción. Yo en mi caso tengo un precioso moisés de mimbre estilo colonial que tiene la altura de mi cama, asi que estoy prácticamente en contacto con el.

maxi

No seas extremista, los padres necesitamos nuestra intimidad..

Si, hay un momento para todo, seas defensora del colecho y la cohabitación o no, debes pensar en que los padres también necesitan de intimidad, así que si ves que tu pequeño no tiene problemas para dormir de forma independiente no fuerces el hecho de meterlo en tu cama, Y si no es el caso, en cuanto esté algo más crecidito ve pensando seriamente en trasladarlo a su propia habitación, porque puede que tu pareja no diga nada, pero créeme muchos hombres terminan molestándose de que estemos pegadas al niño incluso por la noche, porque si al bebé le gusta dormir con nosotras, pues a ellos más…

El momento del cambio, que el niño no gane siempre..

Si tu bebé está en tu habitación, puede que el cambio le resulte difícil, lo más probable es que llorará, gritará y montará un buen circo porque se sentirá solo, no te preocupes que si llora un poco no pasa nada, es molesto si, pero no le creará ningún trauma a posteriori. Lo importante es que él sepa que mandas tú, y que si tu dices que duerma en su cama, pues debe de hacerlo le guste o no. Aunque sea pequeño, háblale y explícale el porqué del cambio, los niños son muy listos y lo entienden todo, no te desesperes y mantente firme, sino será una partida ganada por él, y comenzarás un peligroso juego en el que él siempre querrá salir triunfante en todo y eso si que puede traer consecuencias negativas en un futuro. No des tu brazo a torcer, si tienes que quedarte cantándole, hablándole o haciendo malabares con un pié, ármate de paciencia y hazlo pero que no gane y que no vuelva a tu cama. Como he mencionado más arriba es todo cuestión de rutina, la primera semana será una guerra, pero si la guerra la ganas tú, el sabrá que al día siguiente será lo mismo y al final se terminará rindiendo..

images

Que sea un premio no una obligación..

Mi hijo mayor hasta el día de hoy duerme a veces con nosotros, sobre todo cuando está malito, o triste, simplemente cuando echa de menos a sus papis (entre semana solo nos vemos por la mañana a la hora del desayuno y luego cada uno con sus obligaciones hasta por la tarde). Él sabe que dormir con sus padres es un premio y no una obligación, y agradece muchísimo el hecho que le permitamos tal lujo. Incluso ahora que nos ve con el bebé y que éste por las mañanas duerme conmigo, o la siesta la dormimos juntos, el nos pregunta si puede acostarse a nuestro lado alegando que se ha portado muy bien y que se estará tranquilito y quieto en la cama. 🙂

Otros artículos sobre colecho:

http://www.crianzanatural.com/art/art1.html

http://lactabia.wordpress.com/colecho/

http://enfamilia.aeped.es/edades-etapas/colecho-es-malo-compartir-cama-con-bebe

Anuncios
Uncategorized

Como disimular y disminuir la tripa postparto, trucos y tips..

A parte de adelgazar y perder peso después del parto, es importante preocuparse por la barriga. Son muy pocas las mujeres afortunadas que tienen un cuerpo delgado por naturaleza, y que después del parto se quedan de vientre plano sin esfuerzo, las demás que somos la gran mayoría, no tenemos más remedio que sufrir un proceso largo hasta que nuestro vientre se quede ,más o menos decente.

Primero que nada, debes tomar consciencia de que la tripa es una gran masa a la que hay que poner un molde, lo más apretado posible para que vaya tomando una forma adecuada. Soy consciente de que no todo el mundo está de acuerdo en que fajarse es bueno, pero vamos soy realista y me cabrea ver que quienes se oponen a las fajas son las típicas tías de los anuncios de Special K.

Para lograr un vientre plano, es básico trabajar la zona abdominal, pero vamos con un bebé recién nacido ¿quién diablos tiene tiempo? así que recurriremos a unos consejillos para disimularla y reducirla poco a poco.

Aquí algunos tips:

  • Comienza el día con un buen desayuno y come varias veces al día, pequeñas cantidades de alimentos sanos y nutritivos. Evita el pan y come principalmente fruta.
  • No pases hambre, de lo contrario tarde o temprano te darás un atracón.
  • Come lentamente, masticando muy bien cada bocado.
  • Prefiere las grasas insaturadas, presentes en los pescados, el aceite de oliva y los frutos secos.
  • Evita las bebidas alcohólicas y gaseosas, aunque no sean sólidos, tienen muchas calorías y estas últimas además, te hinchan.
  • Utiliza una faja postparto
  • Si te hicieron una cesárea no utilices pantalones de talle corto, así evitarás la formación de pliegues en la zona de la cicatriz
  • Utiliza braga faja (mientras más ajustada y apretada, mejor)

El otro día buscando a la desesperada, encontré una faja postparto en la tienda Chicco, me ha gustado mucho, ya que la relación calidad precio es buena, se sujeta con velcros, y lo más importante es que no tiene barbas de hierro o silicona así que no se dobla ni molesta. También si vas a la tienda de Womans secret encontrarás una variedad de bragas faja y bodies para disimular tripita.

Abajo, foto de la faja de chicco (izquierda) y de la colección de reductores de womans secret (derecha)

faja_chicco_postpartoShape1

Te recomiendo que utilices los bodies con sujetador incorporado o tirantes y que sean bragas o pantaletas, ya que las que no tienen tirantes se doblan en la parte baja de la cintura y son bastante molestos, (tienen el borde de silicona pero no sirve para nada). Si tu talla es la 42 atrévete con una 38 aunque cueste una barbaridad ponerla y quitarla es mejor porque aprieta más el abdomen. Hay algunas que también tienen broches en la parte baja para que ir al baño no sea una odisea…

Utiliza ropa ni suelta ni ajustada…

La ropa de premamá está bien para los primeros días, pero vamos una vez que te vayas deshinchando guárdala en un cajón y olvídate de esa ropa tan ancha. Escoge vestiditos que no sean demasiado ajustados ni demasiado sueltos, camisas, y leggins. No comentas el error de muchas de ponerse esos vaqueros de antes del parto tan ajustados que provocan que tu barriga se vea más grande y suelta de lo que es…

Claro ejemplo de lo que NO hay que hacer:

mujer-michelin

Lo ideal es usar camisetas largas ajustadas en el pecho y anchas en la cintura para disimular esos fastidiosos michelines, las camisas de corte imperio sientan genial, ya que resaltas esos enormes pechos benditos que nos quedan con la lactancia y disimulan la barriga.

Ejemplo de lo que Si hay que ponerse:

estado

Beber mucha agua, es la clave para adelgazar y también para ayudar a disminuir la barriga, reemplaza las bebidas gaseosas por agua, y si se te hace difícil puedes beber infusiones, café o té siempre sin azúcar.

Bajo ningún concepto utilizar camisetas de talle corto o a ras de pantalón, piensa que andas con un niño y que tendrás que agacharte o levantarlo en brazos, y no queremos que se nos vean los michelines!!! Otra buena opción es utilizar camisetas y una americana encima, eso te dará un look elegante pero informal para ir a cualquier sitio!!!

americana

Os dejo un link con un blog de forma física posparto (aunque yo de momento me niego a hacer ejercicios)

http://www.formafisicapostparto.com/2011/08/%C2%BFtienes-separacion-muscular-del-abdomen-despues-del-embarazo/

Te gustó este artículo? Sigue la segunda parte…6 meses después https://mamifashionista.wordpress.com/2013/07/01/como-disimular-y-disminuir-la-tripa-postparto-trucos-y-tips-segunda-parte/

 

Uncategorized

Hermano mayor… Nueve meses de incertidumbre

celos_01

Vamos a dedicar esta entrada a los hermanitos mayores. Como ya comenté antes, mi otro hijo tiene ya 8 años, por parte de padre es el único nieto y sobrino, por mi lado tiene 2 primas pero una vive al otro lado del charco y la otra a 500 kilómetros de casa, por lo que, a lo que a él  respecta era el rey de sus papis, abuelos y tíos paternos.

Suponíamos que con las ganas que tenía de tener un hermano, no sería difícil para él afrontar el cambio. Desde que tiene 3 años que lleva pidiendo un hermanito, llegó incluso a tener uno imaginario creando bastante confusión entre las profesoras y las madres cotillas del cole, claro el tenía un hermano bebé (que no explicaba que era imaginario y yo en ningún momento lucí tripilla de embarazada), asi que entre ellas hicieron volar su imaginación elevando a mi pobre marido a la categoria de sinvergüenza  costó un poco hacer entender que su hermano bebé llamado Alejandro no era más que producto de su imaginación y tuvimos que deshacer el entuerto, a golpe de risas y bromas…

“Nadie está realmente preparado para afrontar cambios tan bruscos en su vida”

Cuando supimos de este embarazo, intentamos prepararlo psicológicamente para el cambio tan radical que sufriría dentro de unos meses, aunque nunca pensamos que su comportamiento cambiaría radicalmente. Hicimos de todo para tranquilizarlo y hacerlo entender de que el no sería un rey destronado. Os dejo una lista básica de algunas cosas que pusimos en práctica para calmar su angustia:

  • Ver fotografías de cuando él era un bebé
  • Leímos libros sobre cómo nacen los bebés
  • Vimos vídeos de seguimiento del desarrollo de un bebé mes a mes (recomiendo los de babycenter)
  • visitamos amigos que tenían bebés
  • Compramos ropita juntos, haciéndole elegir a él
  • fuimos con el varias veces al médico para escuchar el latido del corazón de su hermano
  • asistió con nosotros a la ecografía 4D
  • Rellenó el libro del primer año del bebé (la parte antes de nacer)
  • participó en la decoración del cuarto del bebé y escogió los vinilos decorativos (dentro de poco mi bebé flipará con los dragones que hay en su pared)
  • cuando nació el bebe le dijimos que el le trajo unas entradas para ir al Santiago Bernabeu..

Con todas esas iniciativas, los resultados en la conducta de mi hijo, no fueron muy buenas, comenzó a sufrir terrores nocturnos, volvió a hacerse pis por las noches, su rendimiento escolar bajó considerablemente y su conducta tanto en casa como en el colegio fue de mal en peor.. por mucho que fuimos comprensivos el no mejoraba y sus comentarios eran del tipo “cuando nazca el bebé me daréis en adopción?” o sus conversaciones del tipo “y si yo me muero?”

Obviamente su actitud no era más que un llamado de atención pero ¿que más podemos hacer los padres para calmar sus seguridades? si cuando les damos todo nuestro amor y comprensión y nuestra paciencia no es suficiente?

¿Y si los hijos pensaran en los padres?

Alguien se ha parado a pensar en los padres? en lo estresante y complicado emocionalmente que es el solo hecho de pensar en traer una nueva vida al mundo? podríamos esperar la misma comprensión de nuestros hijos aunque solo tengan ocho años o tres o dos?

Porque todo tiene un limite…..

Sinceramente yo estaba cansada de aguantar las tonterías de mi hijo, era un sin vivir diario y el siempre ha sido un muy buen niño con un comportamiento excelente, pero llegados a este punto llegué a pensar que su mala actitud se estaba convirtiendo en su nueva personalidad, vamos un viaje sin retorno, provocándome bastante estrés y creando distancia entre nosotros.. Comencé a aplicar castigos del tipo “semana sin xbox”, “mes sin televisión”  etc.. Pero me di cuenta que le entraba por un oído y le salia por el otro. Todos los días eran una pelea entre los tres, provocando un leve distanciamiento que aunque no lo creas afecta muchísimo sobre todo con la revolución de hormonas que se tiene en ese momento.

Y al final no todo era tan terrible…

Por fin cuando nació el bebé el se dió cuenta de que el amor que sus padres sienten por él estaba intacto, que su hermanito no venía a robarle su sitio, que era un flamante hermano mayor y que esa personita tan pequeñita e indefensa necesitaría de toda su ayuda y cariño. Desde ese día su actitud cambió nuevamente y volvió el niño dulce, amable y cariñoso que conocíamos. Hemos comprobado de que todas nuestras ideas durante el embarazo, de implicarlo en todo con el dieron buenos resultados porque el recuerda con entusiasmo que él escogió su ropa, o el color de su cuarto y eso ayuda bastante.

no dudes en pedir ayuda..

Por mi experiencia te recomiendo que antes de que nazca el bebé te sientes a hablar con la familia sin que el niño esté presente, y te pongas de acuerdo en la forma en que de ahí en adelante se tratará a cada uno. En mi caso si no fuera por ellos quizá no habría sido tan fácil que mi hijo superara tan rápido los celos. Te pongo unos tips para aplicarlos en familia (me refiero a todos los integrantes, abuelos, tios, primos, mascotas etc..)

  •  El niño mayor necesita que se le tenga en cuenta en cualquier momento, que si se le da un regalo al bebé, se le explique el porqué le han dado ese regalo al bebé y a él no. (solemos usar la técnica de “ohhh cuando tu eras bebé tenias uno igual)
  • Destacar en todo momento sus cualidades y responsabilidades como hermano mayor
  •  En el momento del parto y los días de hospitalización mantenerlo lo más ocupado posible, llevarlo al cine, hacer deportes, jugar  (los juegos de mesa con los abuelos funciona muy bien)
  • Explicarle que no puede quedarse en el hospital porque es muy aburrido, no hay dibus en la tele y el bebé no lo dejará dormir en toda la noche..
  • Decirle las veces que sea necesario cuánto mamá y papá los quieren y que son los más importante en la vida de sus padres.
  • Igualdad entre hermanos en todo momento, ninguno puede ser mas guapo o más listo que el otro, pero no confundir, por ejemplo: No podemos comprar una bicicleta al niño grande y otra al bebé de días. Cada edad tiene sus tareas, sus derechos, y sus deberes. Dejar muy claro ese punto

Mucha suerte y paciencia!!!!! 😉

hermano-mayor-482x280

He encontrado una página en donde te recomiendan cuentos para superar los celos entre hermanos, puede que te sirva:  http://www.crecerfeliz.es/Ninos/Psico/Cuentos-sobre-los-celos-entre-hermanos

Uncategorized

Lactancia materna V/S leche de continuación (y porqué no la lactancia mixta?)

lactancia_nino_feliz

Este es un tema que se lleva discutiendo desde hace décadas. Es más en los hospitales casi te obligan a darle solamente el pecho que me parece muy bien que fomenten este tipo de lactancia. He encontrado una pequeña lista de las ventajas de la leche:

  • Siempre está a punto, no hay que preparar biberones y está a la temperatura adecuada.
  • Es gratuita.
  • No existen los errores en la dosificación ni preparación de las tomas.
  • No se contamina porque no hay manipulación de la misma.
  • Ventajas de la lactancia materna para el bebé
  • Tiene la composición ideal para el bebé y se adapta, variando la proporción de nutrientes, a medida que el niño crece; también cambia la proporción de nutrientes durante el día y es distinta al principio y al final de la toma.
  • Es rica en hierro que se absorbe mejor que el de la leche artificial y su proporción de calcio/fósforo es más adecuada.
  • El bebé la digiere muy bien, prácticamente sin problemas.
  • Los bebés que toman pecho padecen menos estreñimiento.
  • Protege al niño de infecciones (bronquitis, gastroenteritis, otitis, meningitis) porque la leche materna es rica en inmunoglobulinas (defensas que la madre pasa al bebé).
  • Protege de la muerte súbita del lactante.
  • Protege de enfermedades futuras: asma, alergia, obesidad, diabetes, colitis ulcerosa, Crohn, arterioesclerosis e infarto de miocardio.
  • Favorece el desarrollo intelectual y de la visión ya que la leche materna es rica en ácidos grasos de cadena larga llamados LC-PUFA que es un componente muy importante de la membrana que recubre a las neuronas y de la retina.
  • Los bebés alimentados al pecho tienen menos caries y deformaciones dentales.
  • Ventajas de la lactancia materna para la madre
  • Fortalece el vínculo emocional madre-hijo.
  • Es un momento muy placentero y gratificante para la madre y el bebé.
  • Las madres que amamantan pierden el peso ganado durante el embarazo con más facilidad.
  • Favorece la involución uterina tras el parto (ayuda a que el útero, que ha crecido tanto durante el embarazo, vuelva a su tamaño normal).
  • Existe menor riesgo de anemia, depresión e hipertensión después del parto.
  • Retrasa la ovulación
  • Las madres que lactan tienen menos incidencia de cáncer de mama y ovario.
  • Protege contra la osteoporosis.
  • Ventajas de la lactancia materna para la sociedad
  • Debido al menor número de enfermedades en los niños que toman lactancia materna ocasiona menor gasto sanitario y de recursos públicos.
  • Menor absentismo laboral de los padres por la menor incidencia de enfermedad en sus hijos.
  • Ayuda a la economía familiar, reduciendo el gasto en alimentación (no hay necesidad de comprar leche ni biberones o tetinas).
  • Es ecológica: no necesita fabricarse, envasarse ni transportarse.

Hasta ahí todo perfecto. Pero que pasa si simplemente no puedes o no quieres este tipo de lactancia? 

Recuerdo mi mala experiencia con mi primer hijo, no tuve calostro hasta al menos pasado 10 días del nacimiento del niño y éste estaba ya acostumbrado al biberón, aún así le di el pecho, forzando a una subida de leche que finalmente me provocó una importante mastitis ya que el niño, acostumbrado al bibe no le interesa mi pecho y lo rechazó al cabo de unas semanas. El se crió al 100% con leche artificial y es un niño sano, ni más tonto ni más listo que otro niño de su edad y nuestra relación madre/hijo no se ha visto perjudicada por el hecho de que yo no le diera el pecho, como tanto propagan las autoridades sanitarias y las “mamis ultra” defensoras de la teta.

Con todo eso decidí probar a darle el pecho a mi “bebé nuevo” decidiendo que sólo lo haré los primeros cuatro meses de vida, ya que no quiero sufrir el engorro de tener subidas de leche en el trabajo, cargar con los discos de lactancia etc.

En el hospital ya iba con la idea de tener el mismo problema ya que tampoco tuve muestras de calostro durante los últimos meses de embarazo. Afortunadamente no tuve el mismo problema y pude dar el pecho con la dificultad que todas las madres sufren. Al salir del hospital pregunté a la pediatra si me recomendaba alguna leche de continuación por si las moscas y me dijo que no, que solo le diera el pecho, le pregunte que que pasaba si yo de pronto no tenia leche y me dijo que eso era imposible.

Después de más una semana en casa, fui al pediatra y a la enfermera y el peque no engordaba, no se saciaba nunca, era una pesadilla darle el pecho, igualmente les pregunté que qué podía hacer y lo mismo me dijeron que siguiera con el pecho que nada de leche en polvo, les daba igual mi cansancio, mis grietas en los pezones, mi dolor, el hecho de que no engordara… esa panda de hippies seguía insistiendo con la teta!!! Y tonta de mí les hice caso.

Un día, dos semanas y media después de la última visita al pediatra, a las 5 de la mañana y después de estar toda la noche calmando a un bebé hambriento que no paraba de llorar y sufrir y que yo lloraba y sufría de frustración y dolor, porque justamente no tenía leche, al dar pecho bajo demanda y mi hijo demandaba cada 15 minutos, pues no me daba tiempo a recuperarme. Mi marido no tuvo más opción de que levantase, coger el coche y correr a la farmacia a comprar la primera leche en polvo que encontró sin tener ni idea de cuánto era la medida exacta ni como había que hacerlo. Hasta las 6:30 de la mañana no pudimos alimentar de forma decente al pequeñajo, gracias a la panda de hippies.

Afortunadamente compró Almirón, que ha resultado ser bastante buena, no le provoca cólicos y no está estreñido, su digestión funciona de maravilla. Desde ahí decidí darle todas las tomas de la noche con leche de fórmula y por el día el pecho bajo demanda. El peque ha cogido peso, ya no sufre de hambre, y todo en nosotros se ha regularizado,  incluso ha sido bastante positivo porque mis pechos ya no sufren dolor, las grietas en mis pezones se han cicatrizado muy bien (gracias a purelan y haciéndome masajes con mi propia leche que por lo visto es muy buen cicatrizante) y ahora sí que la relación con mi bebé es como debe ser y no como estaba empezando a ser.

He cambiado de pediatra a una señora bastante mayor y me ha dado su aprobación, ha dicho que la lactancia mixta es bastante beneficiosa para todos, comprendiendo el porqué del asunto y no juzgándome por decidir alimentar a mi hijo de esa manera. Asi que dejemos tano prejucio fuera y sigamos haciendo lo que creamos que es lo mejor para nuestros hijos. 😉

lactancia-salud

Uncategorized

Maldita Báscula… No todo es fuerza de voluntad..

 bascula

Hoy es el día 29 PP (post parto) me he levantado de buen humor pero bastante cansada… mi pequeño ya duerme al menos 4 horas seguidas antes de protestar por su toma de leche correspondiente… he mirado la báscula con recelo y le he dado una patada. Recuerdo que hace 20 días mi marido y yo decidimos hacer una dieta… la “paleolítica” como su nombre lo indica es comer como lo hacía esa gente tan rara… (Dudo bastante que los paleolíticos comiesen salteado de setas a las finas hierbas…). Se trata de comer todo a la plancha, nada de aceite, sal, prohibido el pan, los cereales, los lácteos no desnatados,  los carbohidratos, el almidón y por supuesto está estrictamente prohibido comer todas las cosas ricas que existen ahora mismo. Yo me salto la parte de la leche, ya que al estar amamantando al peque, pues obviamente lo necesito. Mi dieta ahora mismo es sana, todo frutas, verduritas a la plancha, mucha ensalada y zumo natural de zanahoria, mandarina, naranja y apio para merendar.

Os dejo el link por si alguien se anima… http://www.vitonica.com/dietas/utilizando-las-bases-de-la-dieta-paleolitica-para-adelgazar

Mi marido comenzó con mucha fuerza de voluntad y muy motivado pero este finde me confesó que está harto de la dieta y que se siente débil así que este finde semana comimos bizcocho, pasta, y pizza (si, necesitaba la pizza al menos era de espinaca…) y ahora ya no come en casa así que seguramente me ha dejado colgada con la dieta y yo aquí pasando hambre!!!

En vez de pesarme, cosa que me deprime bastante, me he comprado unos pantalones ridículamente pequeños que solo me suben hasta rodilla y todos los días ver cuanto más arriba me suben (eran de mi talla en las navidades del 2011) hasta la semana pasada ya me subían casi por el muslo y estaba pletórica y ojiplática de mis progresos pero hoy he intentado ponérmelos y han sonado CRACK, CATAPLUM!! mierda, creo que los he roto.. Eso por culpa de mi marido y su debilidad de este fin de semana.. Lo mato!!!

Soy consciente que después del embarazo cuesta bastante seguir una dieta equilibrada, pero o nos cuidamos inmediatamente después del parto o seguiremos acumulando grasa y luego es imposible quitarse los michelines, porque seamos honestas da bastante pereza meterse en un gimnasio y después ya es demasiado tarde y la excusa de “en el parto se pierden kilos” eso no sirve yo solo perdí 7 kilos que recuperé en navidades porque mi hijo nació el día 23 de diciembre y al tener prohibido comer toda clase de embutidos por no pasar la toxoplasmosis pues una vez nació el peque me comí una pata de jamón yo solita.. Con la excusa de las fiestas le hinqué el diente al los roscones de reyes, el pavo navideño, y toda clase de embutidos deliciosos que nos ofrece la península ibérica…

Así que a ponerse las pilas porque los supuestos 500 gramos diarios que se pierden dando el pecho, se multiplican con un cachito de pan… 🙂