Etiquetas

,

lactancia_nino_feliz

Este es un tema que se lleva discutiendo desde hace décadas. Es más en los hospitales casi te obligan a darle solamente el pecho que me parece muy bien que fomenten este tipo de lactancia. He encontrado una pequeña lista de las ventajas de la leche:

  • Siempre está a punto, no hay que preparar biberones y está a la temperatura adecuada.
  • Es gratuita.
  • No existen los errores en la dosificación ni preparación de las tomas.
  • No se contamina porque no hay manipulación de la misma.
  • Ventajas de la lactancia materna para el bebé
  • Tiene la composición ideal para el bebé y se adapta, variando la proporción de nutrientes, a medida que el niño crece; también cambia la proporción de nutrientes durante el día y es distinta al principio y al final de la toma.
  • Es rica en hierro que se absorbe mejor que el de la leche artificial y su proporción de calcio/fósforo es más adecuada.
  • El bebé la digiere muy bien, prácticamente sin problemas.
  • Los bebés que toman pecho padecen menos estreñimiento.
  • Protege al niño de infecciones (bronquitis, gastroenteritis, otitis, meningitis) porque la leche materna es rica en inmunoglobulinas (defensas que la madre pasa al bebé).
  • Protege de la muerte súbita del lactante.
  • Protege de enfermedades futuras: asma, alergia, obesidad, diabetes, colitis ulcerosa, Crohn, arterioesclerosis e infarto de miocardio.
  • Favorece el desarrollo intelectual y de la visión ya que la leche materna es rica en ácidos grasos de cadena larga llamados LC-PUFA que es un componente muy importante de la membrana que recubre a las neuronas y de la retina.
  • Los bebés alimentados al pecho tienen menos caries y deformaciones dentales.
  • Ventajas de la lactancia materna para la madre
  • Fortalece el vínculo emocional madre-hijo.
  • Es un momento muy placentero y gratificante para la madre y el bebé.
  • Las madres que amamantan pierden el peso ganado durante el embarazo con más facilidad.
  • Favorece la involución uterina tras el parto (ayuda a que el útero, que ha crecido tanto durante el embarazo, vuelva a su tamaño normal).
  • Existe menor riesgo de anemia, depresión e hipertensión después del parto.
  • Retrasa la ovulación
  • Las madres que lactan tienen menos incidencia de cáncer de mama y ovario.
  • Protege contra la osteoporosis.
  • Ventajas de la lactancia materna para la sociedad
  • Debido al menor número de enfermedades en los niños que toman lactancia materna ocasiona menor gasto sanitario y de recursos públicos.
  • Menor absentismo laboral de los padres por la menor incidencia de enfermedad en sus hijos.
  • Ayuda a la economía familiar, reduciendo el gasto en alimentación (no hay necesidad de comprar leche ni biberones o tetinas).
  • Es ecológica: no necesita fabricarse, envasarse ni transportarse.

Hasta ahí todo perfecto. Pero que pasa si simplemente no puedes o no quieres este tipo de lactancia? 

Recuerdo mi mala experiencia con mi primer hijo, no tuve calostro hasta al menos pasado 10 días del nacimiento del niño y éste estaba ya acostumbrado al biberón, aún así le di el pecho, forzando a una subida de leche que finalmente me provocó una importante mastitis ya que el niño, acostumbrado al bibe no le interesa mi pecho y lo rechazó al cabo de unas semanas. El se crió al 100% con leche artificial y es un niño sano, ni más tonto ni más listo que otro niño de su edad y nuestra relación madre/hijo no se ha visto perjudicada por el hecho de que yo no le diera el pecho, como tanto propagan las autoridades sanitarias y las “mamis ultra” defensoras de la teta.

Con todo eso decidí probar a darle el pecho a mi “bebé nuevo” decidiendo que sólo lo haré los primeros cuatro meses de vida, ya que no quiero sufrir el engorro de tener subidas de leche en el trabajo, cargar con los discos de lactancia etc.

En el hospital ya iba con la idea de tener el mismo problema ya que tampoco tuve muestras de calostro durante los últimos meses de embarazo. Afortunadamente no tuve el mismo problema y pude dar el pecho con la dificultad que todas las madres sufren. Al salir del hospital pregunté a la pediatra si me recomendaba alguna leche de continuación por si las moscas y me dijo que no, que solo le diera el pecho, le pregunte que que pasaba si yo de pronto no tenia leche y me dijo que eso era imposible.

Después de más una semana en casa, fui al pediatra y a la enfermera y el peque no engordaba, no se saciaba nunca, era una pesadilla darle el pecho, igualmente les pregunté que qué podía hacer y lo mismo me dijeron que siguiera con el pecho que nada de leche en polvo, les daba igual mi cansancio, mis grietas en los pezones, mi dolor, el hecho de que no engordara… esa panda de hippies seguía insistiendo con la teta!!! Y tonta de mí les hice caso.

Un día, dos semanas y media después de la última visita al pediatra, a las 5 de la mañana y después de estar toda la noche calmando a un bebé hambriento que no paraba de llorar y sufrir y que yo lloraba y sufría de frustración y dolor, porque justamente no tenía leche, al dar pecho bajo demanda y mi hijo demandaba cada 15 minutos, pues no me daba tiempo a recuperarme. Mi marido no tuvo más opción de que levantase, coger el coche y correr a la farmacia a comprar la primera leche en polvo que encontró sin tener ni idea de cuánto era la medida exacta ni como había que hacerlo. Hasta las 6:30 de la mañana no pudimos alimentar de forma decente al pequeñajo, gracias a la panda de hippies.

Afortunadamente compró Almirón, que ha resultado ser bastante buena, no le provoca cólicos y no está estreñido, su digestión funciona de maravilla. Desde ahí decidí darle todas las tomas de la noche con leche de fórmula y por el día el pecho bajo demanda. El peque ha cogido peso, ya no sufre de hambre, y todo en nosotros se ha regularizado,  incluso ha sido bastante positivo porque mis pechos ya no sufren dolor, las grietas en mis pezones se han cicatrizado muy bien (gracias a purelan y haciéndome masajes con mi propia leche que por lo visto es muy buen cicatrizante) y ahora sí que la relación con mi bebé es como debe ser y no como estaba empezando a ser.

He cambiado de pediatra a una señora bastante mayor y me ha dado su aprobación, ha dicho que la lactancia mixta es bastante beneficiosa para todos, comprendiendo el porqué del asunto y no juzgándome por decidir alimentar a mi hijo de esa manera. Asi que dejemos tano prejucio fuera y sigamos haciendo lo que creamos que es lo mejor para nuestros hijos. 😉

lactancia-salud

Anuncios