bascula

Hoy es el día 29 PP (post parto) me he levantado de buen humor pero bastante cansada… mi pequeño ya duerme al menos 4 horas seguidas antes de protestar por su toma de leche correspondiente… he mirado la báscula con recelo y le he dado una patada. Recuerdo que hace 20 días mi marido y yo decidimos hacer una dieta… la “paleolítica” como su nombre lo indica es comer como lo hacía esa gente tan rara… (Dudo bastante que los paleolíticos comiesen salteado de setas a las finas hierbas…). Se trata de comer todo a la plancha, nada de aceite, sal, prohibido el pan, los cereales, los lácteos no desnatados,  los carbohidratos, el almidón y por supuesto está estrictamente prohibido comer todas las cosas ricas que existen ahora mismo. Yo me salto la parte de la leche, ya que al estar amamantando al peque, pues obviamente lo necesito. Mi dieta ahora mismo es sana, todo frutas, verduritas a la plancha, mucha ensalada y zumo natural de zanahoria, mandarina, naranja y apio para merendar.

Os dejo el link por si alguien se anima… http://www.vitonica.com/dietas/utilizando-las-bases-de-la-dieta-paleolitica-para-adelgazar

Mi marido comenzó con mucha fuerza de voluntad y muy motivado pero este finde me confesó que está harto de la dieta y que se siente débil así que este finde semana comimos bizcocho, pasta, y pizza (si, necesitaba la pizza al menos era de espinaca…) y ahora ya no come en casa así que seguramente me ha dejado colgada con la dieta y yo aquí pasando hambre!!!

En vez de pesarme, cosa que me deprime bastante, me he comprado unos pantalones ridículamente pequeños que solo me suben hasta rodilla y todos los días ver cuanto más arriba me suben (eran de mi talla en las navidades del 2011) hasta la semana pasada ya me subían casi por el muslo y estaba pletórica y ojiplática de mis progresos pero hoy he intentado ponérmelos y han sonado CRACK, CATAPLUM!! mierda, creo que los he roto.. Eso por culpa de mi marido y su debilidad de este fin de semana.. Lo mato!!!

Soy consciente que después del embarazo cuesta bastante seguir una dieta equilibrada, pero o nos cuidamos inmediatamente después del parto o seguiremos acumulando grasa y luego es imposible quitarse los michelines, porque seamos honestas da bastante pereza meterse en un gimnasio y después ya es demasiado tarde y la excusa de “en el parto se pierden kilos” eso no sirve yo solo perdí 7 kilos que recuperé en navidades porque mi hijo nació el día 23 de diciembre y al tener prohibido comer toda clase de embutidos por no pasar la toxoplasmosis pues una vez nació el peque me comí una pata de jamón yo solita.. Con la excusa de las fiestas le hinqué el diente al los roscones de reyes, el pavo navideño, y toda clase de embutidos deliciosos que nos ofrece la península ibérica…

Así que a ponerse las pilas porque los supuestos 500 gramos diarios que se pierden dando el pecho, se multiplican con un cachito de pan… 🙂

Anuncios