Recuerdo como si fuera ayer el día que escuché la palabra “Depresión post parto”. Yo tenía unos 17 años, era un psicólogo americano que hablaba sobre un porcentaje de la población femenina que lo padecía. Mi primera reacción fue burlarme y decir “estos americanos, se inventan depresiones para pasar el día en el psicólogo” (bien sabido es que lo americanos se van al psicólogo hasta porque se rompen una uña). Como yo he crecido en una pequeña ciudad en donde las mujeres en su mayor parte, les toca salir adelante con sus hijos solas, no tienen tiempo ni ganas de sumirse en depresiones, por eso me pareció bastante absurdo.

Ahora con casi 30 años, dos hijos, un trabajo, un marido, una casa y mil cosas que hacer, sin tiempo para mí y más con el bebé que no me deja ni respirar, soy consciente de que cualquiera se tiraría por un puente. Por eso he investigado un poco y me he animado a escribir sobre el tema.

mama

Según la wikipedia:

La depresión postparto (también conocida como depresión postnatal) es una forma de depresión que puede afectar a las mujeres y, menos frecuentemente, a los hombres después del nacimiento de un hijo. En general, se manifiesta por sentimientos de tristeza y tendencia al llanto, aunque también puede mostrar síntomas de la depresión.

Existen dos tipos de depresión, la baby-blues que es mucho más leve que la depresión postparto, ambas están ampliamente consideradas como tratables.

Los estudios muestran entre un 5% y 25% de prevalencia pero las diferencias metodológicas de esos estudios hace que la verdadera tasa de prevalencia no esté clara. No se conocen las causas pero se considera que el cambio hormonal junto al cambio de ritmo de vida es un posible detonante.

En España dicen :

La Sociedad Española de Medicina General (SEMG) define como un trastorno transitorio que aparece entre dos y cuatro días después del parto y desaparece de forma espontánea y sin secuelas, en un periodo de dos semanas. Existen dos tipos de trastorno depresivo postparto, la depresión baby-blues y el trastorno depresivo en sí mismo.

Los médicos consideran baby-blues «a la existencia de una alteración leve en el estado de ánimo de la madre puérpera,» con síntomas depresivos leves En general se manifiesta por falta de concentración, ansiedad, tristeza, pero sobre todo por una inestabilidad del humor con gran tendencia al llanto. Este estado remite en dos semanas sin ningún tipo de tratamiento.

La depresión posparto es «la depresión que se inicia en las primeras doce semanas tras el parto,» debido al gran cambio que se produce con la llegada de un niño, con síntomas depresivos típicos: tristeza, sentimientos de desesperanza y de minusvalía, insomnio, pérdida de apetito, lentitud de movimientos, pensamientos recurrentes de muerte, síntomas físicos varios —molestias digestivas, dolor de cabeza, fatiga—, ansiedad elevada, etc. Este estado sí que necesita tratamiento

Las agresiones de la madre al niño durante este estado son excepcionales. x(

agresiones de la madre al niño?, eso es impensable, osea que cada loca que sale en la televisión maltratando a un pequeñajo llorón puede alegar que tenía depresión??

Los síntomas de la depresión posparto

Síntomas de la depresión posparto

Tristeza. Es el síntoma más frecuente. La paciente te siente baja de ánimo, desgraciada e infeliz, llorosa o con ganas de llorar en cualquier momento y sin razón aparente, especialmente en determinados momentos.

Irritabilidad. La nueva mamá se muestra irritable y agitada con su pareja, con la familia, e incluso con sus hijos y el recién nacido. Siente una cierta desorganización en sus pensamientos y algo de incapacidad para la realización de sus tareas cotidianas.

Fatiga. La depresión posparto hace la que la mujer se sienta agotada, abrumada y fatigada para realizar sus primeras tareas de madre. Se siente incapaz e inútil.

Insomnio. La mujer siente dificultad paraconciliar el sueño.

Pérdida de apetito. Debido a la depresión posparto, normalmente, la nueva madre no tiene tiempo ni ganas de comer, lo que puede llevarla a sentirse malhumorada y cansada. Otras madres lo hacen al revés. Comen en exceso para aliviar el malestar psicológico.

Ansiedad. Se manifiesta con una sensación de miedo. La mujer teme quedarse sola con su bebé, no poder cuidarle, atenderle si está enfermo, y se siente culpable por no estar lo suficientemente “enamorada” de su bebé como debería estarlo. Le quiere, pero no puede con él porque no se siente lo suficientemente animada y fuerte.

Desinterés por el sexo. Lo que antes era un placer, ahora se convierte en algo aburrido para la madre. La paciente suele rechazar cualquier contacto sexual, lo cual puede generar tensión en la pareja.

Agobios. La paciente tiene la sensación de no tener tiempo para nada. Le costará establecer nuevas rutinas frente al bebé y a la nueva situación que vive.

Tratamiento de la depresión posparto

Es difícil decir cuánto tiempo dura la depresión posparto. Algunos casos duran una semana y otros pueden durar meses. Los médicos recomiendan tratar la depresión posparto desde el principio. Si no se trata adecuadamente puede persistir durante meses e incluso años.

La depresión posparto tiene un tratamiento parecido a cualquier otra depresión. La terapia psicológica es lo más indicado, sobre todo, cuando la madre está dando el pecho a su bebé. No obstante, en algunos casos, es necesario combinarla con medicamentos.

El tratamiento empieza desde el momento en que se sospecha la presencia del trastorno. Se anima a la paciente para que exprese cómo se siente, y los terapéutas intentan ayudarle para que vea sus problemas a través de una actitud positiva, comprensiva, tolerante, y no con reproches o culpas.

La misión de los terapéutas es hacerle ver que este trastorno tiene cura y le enseñarán como enfrentarlo. Primero, la nueva mamá necesitará apoyo y tranquilidad, luego debe concienciarse de su problema para iniciar la recuperación. Es muy importante que la pareja de la paciente esté involucrada en su tratamiento. El marido también participará de las terapias, y se sentirá más aliviado al saber de lo que se trata, y por recibir consejos sobre cómo actuar y ayudar a su esposa. En cuanto al tratamiento farmacológico, será siempre el médico quien prescribirá el tratamiento. Es importante determinar si se trata de una madre lactante, que le de el pecho a su hijo, ya que pueden pasar al bebé a través de la leche materna.

Vale, eso es lo que dicen los terapeutas, que decimos nosotras?

Lo primero que debes saber es que tener un hijo es cosa de dos. Si bien nos toca a nosotras el trabajo más pesado, el niño o los niños también tienen un padre. Sé que al menos aquí en España contamos con 16 semanas de baja por maternidad, que durante ese tiempo, nos toca levantarnos por la noche, y asumir en su mayor parte toda la responsabilidad ya que el padre en la mayoría de los casos trabaja, y claro pobre hombre necesita dormir (para mi el sexo débil son ellos) así que intentamos en la mayoría de lo posible que los papis no se despierten total, nosotras podemos recuperar algo de sueño o cansancio a lo largo del día.

Organización es la clave

Yo he decidido molestar a mi marido por las noche lo mínimo posible, en cuanto el peque llora, me lo llevo a su dormitorio, le doy comidita, le cambio los pañales y cuando el peque está feliz y dormidito me lo llevo a mi habitación. Pero el fin de semana le toca al papi hacerse cargo. Los viernes y sábados por la noche le toca a él levantarse y hacer exactamente lo mismo que hago yo durante el resto de la semana, y por la mañana se lo lleva al salón para que yo pueda descansar y levantarme tarde, si le das el pecho, asegura una buena cantidad de leche extraída en la nevera, si le das mixta o leche en polvo, será más fácil aún. Durante la semana, intento no agobiarme mucho, si no me da tiempo a limpiar o a poner una lavadora no me preocupo, ya lo haré al día siguiente, doy prioridad a las cosas importantes, el bebé y su bienestar es lo primero, cuando el se duerme, aprovecho y duermo con el, verás lo efectiva que es una pequeña siesta para recuperar las energias perdidas durante la noche.

Tu momento ZEN

Como he dicho antes, cuidar de un niño es cosa de dos, así que el papi también tiene que hacerse cargo del niño aunque sea una o dos horas al día. Tómate ese momento para tí, date un baño relajante, ponte mascarillas caseras para cuidar tu piel, ve a la peluquería o simplemente usa ese tiempo para descansar y dormir. Olvídate por un momento que tienes hijos y date el capricho que más te apetezca.

mamadspparto

Evita deprimirte, sal, diviértete…

Ya sé que después de tener a un bebé y lo más importante es él. Pero creo que debemos dejar lo de “madre mártir” de lado aunque sea una vez, aparcar al bebé y salir a divertirse con las amigas (si, incluso sin marido) yo lo hice hace unas noches atrás y os aseguro que fue especialmente reconfortante, incluso si llegué pronto a casa, me di el lujo de salir y desconectar, olvidarme por un par de horas de que acababa de tener una cesárea, un precioso bebé tragón y llorón, un hijo en edad complicada y un marido. Me divertí, disfruté con mi amiga, intercambié algo de charla intelectual, baile un poco y me quedé tan contenta.

Lo mejor para la depresión es alimentar nuestro ego

Sí amigas, lo mejor para no deprimirse es alimentar nuestro ego. No hay nada mejor que sentirse guapa, atractiva, que tu pareja te vea y se quede ojiplático.. Por eso no te dejes arrastrar por el cansancio, la fatiga y el estrés, cuida de tu cuerpo y de tu aspecto, porque después de la revolución de hormonas y el cuerpo suelto que se nos queda tras el embarazo cualquiera se deprime. Creedme que el día que salí y me puse tacones, un bonito vestido y me maquillé para la ocasión, me sentó realmente bien que me dijeran que era muy guapa o que cuando salgo con el bebé me digan mamazzzzza!!!! ponedlo en práctica 😉

1346077351_930555_1346088212_noticia_normal

Todo tiene su momento..

Tampoco te estreses pensando en perder peso o en como quitarte las ojeras, que eso también contribuye a que te deprimas al ver que tanto esfuerzo no te da resultados inmediatos, tomatelo con calma pero tampoco te duermas en los laureles. Si te animas y tienes tiempo para hacer algún deporte verás que te sentará muy bien,  si no te gusta el gimnasio, (yo lo detesto), bailar es realmente bueno para la salud y el espíritu, puedes apuntarte a clases, por ejemplo de la danza del vientre que es muy divertido,  y entre baile y baile te deja un cuerpo muy bonito..

Cuidado con la burbuja

Sí, no te encierres en una burbuja, que tu mundo no sea solo el bebé, piensa que tienes amigos, pareja, familia.. No cometas el error de muchas mujeres de limitar su mundo al pequeñajo (ojo no te digo que no lo adores ni que no sea tu universo, el mío lo es, pero todo tiene un límite) Por que eso solo conseguirá aislarte, por consecuencia te sentirás sola, amargada, sin apoyo y te traerá bastante problemas con tu pareja, sobre todo con éste (léase cuernos), nuestra pareja también nos necesita y necesita vernos animadas, activas, alegres, necesitan saber que somos las mismas mujeres de las que se enamoraron y no unas marujas amargadas por culpa del insomnio  el agotamiento, la maternidad y los rescoldos del embarazo.

Asi que arriba ese ánimo y que la “depresión post-parto siga siendo un chiste” 🙂

Anuncios