Etiquetas

, , , , , , ,

( FOTO GUARDERIA DEL HOSPITAL SAN PEDRO DE ALCANTARA)

Lo primero que se nos cruza por la cabeza nada más nacer los niños es “con quien lo dejo cuando me reincorpore al trabajo?” Tan pequeñitos, indefensos, sin su mami que los cuide y los mime, 8 horas seguidas sin verlos.. QUE HORRORRRRRRRR!!!!!!!!!!

Que pasa cuando no tenemos la opción de acudir a los abuelos, ni a la hermana, ni a la prima y las únicas opciones son una guardería o una cuidadora?

Pues esa fue la mayor de mis preocupaciones incluso antes de que naciera mi hijo. Me planteé la opción de dejar el trabajo (cosa que descarté inmediatamente).

Fue entonces cuando me puse manos a la obra..

Tengo la suerte de que cerquita de mi oficina hay una guardería, con tan sólo 5 meses de embarazo (si, un poco pronto) la visité y le pregunté a varias mamis que veía salir de ahí su opinión y les pedí referencias. Fue inmediatamente mi primera opción, ya que las referencias eran todas excelentes.

Cuando nació el peque me puse a buscar en serio una guarde, ya estaba convencida de que quería llevarlo a la guarde de al lado de mi ofi, pero claro era un pelín cara (asi que no me quedó más remedio que de mirar otras opciones)

Me recorrí todas las de mi barrio, las de la zona cerca de mi trabajo, visité al menos 15 guarderías y diferentes y al final adivinad que…. me quedé con la primera opción.

Sensaciones…

Las madres tenemos instintos, fíate de él. Si una guardería no te convence por el más mínimo detalle, hazle caso a ese instinto maternal y no la elijas. Se trata del cuidado y la seguridad de nuestros hijos y eso es, ante todo, lo más importante. Programa con ellos una visita a las instalaciones y que te enseñen todo, hasta el más mínimo detalle. Fíjate en que las puertas sea adaptadas para que no se pillen los dedos, el suelo de las aulas sea de caucho para evitar consecuencias graves en las caídas, que no tenga un acceso directo de las aulas a la calle. (en la de mi hijo para poder salir de ahí hay que pasar 3 puertas de apertura controlada de forma electrónica y un sistema de alarma mediante un chip que le ponen a los niños en el baby, si por lo que sea alguno logra pasar esas tres puertas salta una alarma tipo tienda de centro comercial (si, es un poco exagerado :D). Cualquier duda que tengas comunícalo, pregúntalo todo, no te cortes.

No escojas la más “barata”

Ya sé que en muchos casos se escatima en el precio, las guarderías al menos en mi entorno de trabajo y por donde vivo rondan los 500/600 euros al mes. Soy consciente de que no todo el mundo y menos aún en los tiempos que corren puede permitirse tal cosa, pero dispones de varias ayudas tales como:

– Becas de guardería  (hasta 120 euros al mes)
-Ayuda a madres trabajadoras (hacienda te devuelve 100 euros al mes o todo junto (1200€) en la declaración de la renta) esa ayuda es para todas las mujeres que están cotizando, esa devolución es durante los dos años de vida del niño y es de carácter retroactivo, no estoy segura pero creo que dispones de 6 meses desde que nace el bebé para solicitarlo.

No puedo decir que las guarderías “baratas” sean malas, simplemente su precio suele marcar la diferencia, por ejemplo una guardería más barata tendrá más niños por aula y puede que menos personal con tal de ahorrar costes y ganar dinero. Por lo que la atención puede que sea menor de la que puede tener tu hijo si va a una guarde que solo sean 5 niños por cada dos monitorias cualificadas.

Si tienes opción de poder entrar en una guardería pública, no dejes pasar tiempo y tramita el ingreso con antelación a tu incorporación al trabajo ya que suele existir una larga lista de espera.

Mucho cuidado con las guarderías “pirata” 

Por nada del mundo cometas el error de dejar a tu hijo en manos de la vecina que se ha montado una “guardería” sin ningún tipo de control sanitario y en su propia casa, tu hijo estará desatendido y no sabrá actuar en caso de emergencia. Por no añadir otras muchas posibles desgracias.

Fíjate en el método de educación

Que te expliquen bien la forma en que educan a tu bebé, en mi caso en su guardería actúan bajo el concepto de “bajo demanda” todo desde un principio está basado para que el niño se sienta como en su casa, si demanda brazos, lo tiene, si quiere que le canten mientras come, lo hacen, si quiere dormir colgado de una percha… lo hacen (es broma :D) en el caso de los bebés hasta el primer año apoyan la gimnacia con masajes. También es bilingüe (en mi caso eso era importante ya en casa se habla dos idiomas) la comunicación  diaria a través de la web (las monitorias escriben un informe diario) que de todas formas te lo comunican cuando recoges al niño, el trato con los padres es muy cercano, tienen visita pediátrica cada 15 días (que es perfecto si no tienes tiempo de ir a pesarlo y medirlo cada semana). También toma nota de las actividades psicomotrices y el servicio psicopedagógico. Es importante que te comuniquen el protocolo en caso de emergencia, no dudes en preguntarlo.

También es importante que elijas una con cocina propia y no con servicio de catering.

psicomotrocidad

Elige bien la ubicación…

Intenta que, en la medida de lo posible la guardería esté cerca de tu lugar de trabajo (si trabajas en la otra punta de tu casa, no lo lleves a una guarde de tu barrio)  en caso de emergencia o si estas lactando y está permitido en la guarde hacerlo, mejor de estar cerca.

Y una vez que tu peque ya va a la guarde…

Quédate tranquila que, si has elegido bien y estoy segura que si, tu peque estará bajo el cuidado de gente experta, amable y cariñosa. No te obsesiones, a los niños se les notas inmediatamente cuando están a gusto en un sitio aunque sean bebés.

No sufras si los dejas llorando, te puedo asegurar (que ya he pasado por eso con mi primer hijo) que en cuanto te das la media vuelta se quedan felices de la vida. Es muy bueno que aprendan a relacionarse con otros niños desde pequeños, sobretodo si son hijos únicos, aprenden a compartir y se vuelven niños más sociables.

bebes

Te dejo algunos tips que encontré por internet  para elegir la mejor guardería para tus hijos

Debe cumplir la normativa

Para tener la garantía de que dejamos a nuestros hijos en buenas manos, el primer requisito es que la guardería que elijamos esté bajo los controles municipales y/o de la Consejería de Educación de nuestra comunidad autónoma.

Si no es así, podemos encontrarnos con sorpresas desagradables: personal escaso y no cualificado, aulas masificadas, comidas sin controles sanitarios, menús que no responden a las necesidades nutritivas de los más pequeños, falta de higiene, instalaciones peligrosas para niños de estas edades……

Aviso: no podemos fiarnos de centros en los que están mezclados niños de diferentes edades.

Tener un proyecto educativo

La Educación Infantil (de 0 a 6 años) es la primera etapa educativa. La idea de la guardería como un «aparcaniños» ha quedado desterrada.

Debemos elegir centros que tengan un plan educativo que potencie las capacidades de los niños desde las edades más tempranas y no meros planteamientos asistenciales.

La escuela infantil debe disponer de instalaciones buenas y seguras

  • El edificio de la escuela debe contar con pocas plantas y accesos fáciles.
  • El patio exterior debería ser de uso exclusivo de la escuela infantil (no compartido con niños de etapas superiores) y estar perfectamente vallado. Su tamaño no debería ser inferior a 75 m² y ha de disponer de elementos de juego seguros, zonas de arena y espacios con sombra.
  • Conviene que cuente con una sala interior (de unos 30 m² como mínimo) para actividades diversas: desde los recreos en los días de lluvia a las clases de psicomotricidad, las fiestas del cole o charlas para los padres de los alumnos.
  • La escuela ha de contar con todas las medidas de seguridad necesarias: enchufes protegidos, interruptores de luz lejos de las manitas de los niños, topes en las puertas para evitar que puedan pillarse los dedos, etc.
  • El aula debe tener luz natural y una correcta ventilación.
  • Las clases del primer ciclo (0-3 años) conviene que tengan una superficie mínima de dos metros cuadrados por niño.
  • Debe contar con aseos adaptados al tamaño de los niños y con un espacio de sueño apartado de la zona de juegos. 

La escuela infantil necesita personal y servicios especializados

  • El personal que atiende a los niños de 0-3 años necesita tener la titulación de educador. Para los 3-6 años, han de ser maestros con la especialidad de Educación Infantil.
  • Cada grupo de niños deberá tener su tutor de referencia, aunque este cuente con la colaboración de otros educadores de apoyo.
  • Muchas escuelas infantiles cuentan con Equipos Psicopedagógicos de Atención Temprana. Suelen estar formados por psicólogos, pedagogos, logopedas, maestros y trabajadores sociales. Orientan la labor pedagógica de la escuela y apoyan a los niños con necesidades educativas especiales, a sus educadores y a sus familias.
  • El centro debe contar con posibilidad de horarios ampliados (es decir, asegurarnos de que se ajustan a nuestras necesidades laborales) y cocina propia (suele ser mejor que un catering externo).

Y además…… Visita las guarderías y pregunta todo lo que se te pase por la cabeza

  • Antes de decidirnos hay que visitar la escuela elegida para evitar sorpresas desagradables. Por muy bien que nos hayan hablado de ella vecinos o amigos que lleven a sus hijos, nuestra información debe ser de primera mano.
  • Por miedo a parecer pesados, dejamos de preguntar muchas cosas que nos inquietan: ¿Dónde dormirán la siesta?, ¿quién les cuida en el patio?, ¿les cambiarán la ropa si se manchan?… Es bueno anotar todas las dudas que nos asalten, para que al llegar a la guardería no se nos olvide preguntar nada.
  • Es fundamental que demos la máxima información sobre nuestro peque. Así, cuando empiece a ir ya le conocerán y sabrán sus costumbres y preferencias: duerme la siesta con chupete, no le gustan las papillas porque le encanta masticar… Todo esto se hace en una entrevista con su educador antes de comenzar el curso.
  • Aunque pensemos que nadie cuidará mejor que nosotros a nuestro hijo, hay que ir con espíritu abierto desde el primer día. Debemos darles un voto de confianza y no pensar que somos bichos raros por estar llenos de dudas y temores: es lo normal al comienzo de la escolarización.

Te deseo mucha suerte en la búsqueda y captura de la guardería perfecta 🙂

Anuncios